Cómo encontrar el sentido de vida

Vivir acorde a tu misión no es tarea de un día, ni siquiera de un mes ni de un año, es un proyecto de vida; es reconocerte en todo tu esplendor, conectar contigo desde el Ser, escuchar a tu corazón que sabiamente recoge las experiencias que nutren y desean ser vividas para tu propio disfrute y crecimiento.

Hallar tu misión de vida es encontrar la pieza del puzzle que te lleva a la acción, a salir al mundo competitivo y no perder la solrisa, a seguir a pesar de los desafíos que se presenten. Es encontrar esa razón por la que merece la alegría amanacer y dar lo mejor de ti, es solreír de orgullo al estar alineada con tu esencia, es vivir en coherencia con tu cuerpo, mente y corazón.

Si aún no has hallado tu propósito de vida, te animo a que lo hagas permitiéndote ser tú misma, sin corazas, sin juicios, sin expectativas, sólo dejándote fluir y escuchando a tu alma.

Ella sabe por dónde empezar.

Aquí lo tienes en formato audio. 

Te incluyo además el conversatorio en directo que tuve con el psicólogo Iván Bazán en el que hablamos sobre cómo encontrar el sentido de vida. 

Reflexión:

¿Qué le da sentido a tu vida?

¿Qué te gustaba hacer cuando eras pequeña?

¿Qué harías si supieras que no puedes fallar?

“Los dos días más importantes de tu vida son el día en que naces y el día en que descubres por qué.” Mark Twain

Share This:

2 respuestas a «Cómo encontrar el sentido de vida»

  1. Pues sí, me parece que desde pequeños sabemos que «queremos ser», pero (siempre hay un pero o algo que te lo impide), en el mundo las personas empujan, ignoran, malogran……etc., de tal modo que no sabemos cómo encajar.
    Yo ahora conozco un poco, el camino que debo tomar, pero todo el tiempo de atrás ha sido una vida sin música, perdida y buscando lo que yo ya no podía dar. El amor.
    He tenido que comprenderlo lo primero, para mimarme y dármelo a misma, para luego poder hacer.
    Aún estoy en ese camino, tarde, pero estoy y que para mí es importante. Porque estoy, con mis años, empezando a ser ese ser tan genial para lo que nací y que muchos impidieron desde que era niña, que es Ser.

    1. Muchas gracias, Luisa, por tu apertura a compartir tu sentir. Me da mucho gusto saber que ahora estás emprendiendo ese camino de honrar a tu ser y permitir que se exprese tal y como es. ¡Felicidades! Te envío un abrazo grande a ti y a tu niña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *