¿Cómo se hacen realidad los sueños?

Empezaré por el principio. Esa mañana tenía fechada una clase de risoterapia en Espacio en Blanco, un lugar cálido y transparente que siempre me ha dado alas para crear y re_crearme. Dos días antes tuve que anular el taller porque no tenía el número mínimo para facilitar la experiencia. Tenía entonces dos opciones ante la pérdida: aceptarla y proponer otra fecha o reinventarme.

¿Qué opción tomé? Reinventarme. La sala ya estaba pagada y en verdad algo en mi interior me decía que ese día era importante llevar un mensaje de superación a las personas. Así que, sin pensarlo y dejándome llevar por mi propia intuición, rescaté mis primeros poemas cuando tenía 12 años y de ahí nació la conferencia experiencia Sal del Armario Emocional, un viaje poético en el que invito a salir de la prisión y  reconozco la voz de esa niña que se comparaba con el Sol, dudaba de su valía y anhelaba una realidad distinta para poder Amar en libertad.

Vinieron 4 personas. Fue como estar en el salón de casa, sintiendo la piel y escuchando cada ex presión.  Me conecté con las asistentes y permití que mi sentir aflorara a través de la voz desnuda. Me fui con el corazón henchido, abrazando a esa niña que sonríe y llora cuando se emociona, crea  universos y baja los planetas para escribir con la pluma del viento.

A raíz de esa experiencia vino otra, transformada, enriquecida, orientada a todas aquellas personas que alguna vez en sus vidas se han sentido en una prisión,  fruto de las propias creencias limitantes y condicionamientos sociales.

Hice tres encuentros, cada uno con su sello y personalidad. Me iba a casa satisfecha, inspirada por comprobar que el mensaje resonaba y a las personas les removía para bien. La conferencia duraba una hora.

Decidí tomarme unas semanas para colocar todo lo que estaba viviendo en tan poco tiempo. Mensajes como “Sigue creyendo en ti como lo haces.  Inspiras corazones. Confía”, “Sigue adelante, hay mucha gente que te espera”, “Eres maravillosa, gracias por compartir tus experiencias y hacer despertar a mi interior”  me dieron luz para continuar el camino

Así, una tarde conversando con la Fundadora del espacio Micro Art Buenavista en Madrid me comentó que justo le acababan de cancelar un micro teatro que tenía programado para todo el mes de marzo.-  “Menuda faena”, Miriam… nos deja sin mucho margen para buscar otra opción… Entonces… llegó la GRAN oportunidad… me lancé y le dije… – «yo puedo suplir a esa compañía de teatro con una micro experiencia. Se llama Sal del Armario Emocional».  Ella se ilusionó con el nombre: – “¿De verdad, Miriam? ¿Te gustaría estrenarla aquí?” Y yo con gran decisión y valentía le dije Sí!! hagámoslo realidad!!. Y así fue como nació la micro experiencia en formato performativo de 20 minutos de duración.

Cuando le dije SÍ  aún no tenía creada la micro experiencia. Lo que SÍ tenía era la ilusión de la primera vez, el deseo ardiente de hacer realidad un sueño y las ganas de transmitir un mensaje de superación personal cuyo objetivo es inspirar a otras personas a que se atrevan a salir de la prisión que alberga el terror , esto es, el miedo al error. Aprendamos a liberarnos del error para que desaparezca el terror. Salgamos del Armario Emocional.

Aún recuerdo el primer pase. Estaba muy nerviosa. Vinieron tres chicas desconocidas. Salieron con una mirada profunda y agradecida. Me felicité por haberlo hecho. En los siguientes pases hice cambios, mejoras, ajusté tiempos. Seguí disfrutando y conectando con el público.

El último pase fue muy significativo y especial: hecho a medida, para una sola persona. El broche de oro. Cuando se encendieron las luces allí estaba él: mi primer maestro de risoterapia, un referente para mí: inspirador, faro de ilusiones, poeta y demiurgo. Cuando se cerró el telón y me quedé sola en el escenario, lloré de emoción. Era consciente de que mi sueño ya era una bella realidad.

Aquí aporto mis mejores aprendizajes de esta experiencia vital:

  • Atreverme a dar el paso y decir Sí a pesar de los miedos con Decisión: Decir a la Acción.
  • Seguir aunque llueva, haga frío o no tenga confirmaciones de asistencia.
  • Dejarme sorprender por la vida sin querer controlar.
  • Abrirme a recibir los regalos inesperados.
  • Disfrutar de cada espectáculo, sea para una persona o para 12, celebrarlo y dar lo mejor en cada momento.
  • Conectar con mi corazón y permitir que mi voz sea un canal de conexión Emocional.
  • Agradecer a las personas que me han brindado la oportunidad de hacer realidad mi sueño así como a l@s asistentes que han compartido conmigo su recurso más valioso, el tiempo, que no vuelve.
  • Confiar en que todo es perfecto tal y como es.
  • Reconocerme por seguir a mi instinto sin buscar la aprobación fuera ni agradar.

Todo comenzó con un deseo ardiente, un mensaje que necesitaba ser expresado por un corazón dispuesto a vestirse con raíces de vuelo.

Los sueños se materializan cuando conquistamos nuestros miedos  con la mejor de las armas: la poesía que nace en los silencios.

Share This:

2 respuestas a «¿Cómo se hacen realidad los sueños?»

  1. Miriam:
    Gracias por tu Valor… me sabe a Chocolate
    Gracias por tu Chispa de la Vida… me sabe a Coca-Cola
    Gracias por tu Temblor ante el Encuentro… me sabe a Duralex cristal del que se decía: “Utilícelo como un martillo, déjelo caer, golpéelo, hágalo pasar del hielo al agua hirviendo. Y si se rompen, no hay peligro. Lo hará en una nube de trocitos”…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *