Practica la ciencia de la paz

¿Te gusta cocinar? ¿Disfrutas degustando esas comidas hechas a fuego lento en las que el tiempo se detiene y cuyo aroma evoca poesía? ¿Puedes visualizar uno de esos momentos en los que saboreas tal manjar: la textura de la combinación de ingredientes, el placer de deleitarte en cada mordisco, la explosión de sabor, la sensación que deja en tu boca… umm… lo sientes?

Apuesto a que eres capaz de reconocer cuando la comida es preparada con amor, mimo y cuidado a cuando ésta carece de emoción… es rápida y de supervivencia, pues el tiempo apremia y no hay ganas de esperar.

Así nos pasa en la vida, queremos resultados inmediatos sin esfuerzos, sin calentarnos mucho la cabeza… soluciones express para un desamor, un negocio, volver a nuestro centro, saber quiénes somos…

El tiempo me ha enseñado que el mejor ingrediente para la cocina y nuestros desafíos emocionales es la paciencia, cuyo juego de palabras Paz y Ciencia da lugar a la ciencia de la Paz.

Cultivar la paciencia  nos permite  colocar todas las piezas del puzzle  a su tiempo. Quizá ahora no puedas vivir las respuestas, como decía Rainer María Rilke en Cartas a un joven poeta,  pero sí puedas vivir las preguntas. Aquí puedes escuchar mi audio post “vive ahora las preguntas”.

La virtud de saber esperar el momento adecuado requiere fe y amor porque no es tangible ni visible. Es cuestión de confiar y seguir regando con ilusión y cariño nuestras semillas interiores. Roma no se construyó en un día… cuánto más una vida con sentido henchida de idas y venidas, incertidumbres, caídas, aprendizajes,  desiertos, faros…

Sé lo que es levantarse y no saber a dónde ir, llena de ideas, de pájaros, de conflictos internos, de impaciencia. Yo también era de las de la comida y los resultados rápidos. Quería brillar sin aceptar mis sombras, sin bucear en las profundidades del Ser, sin sanar heridas… sin transitar el desierto…

Gracias a no obtener resultados por ir a la carrera en la vida comprendí que todo llega cuando estamos preparadas para acogerlo, nunca antes, porque no se podría sostener. Es como la semilla del árbol japonés bambú que tarda siete años en germinar y luego crece hasta 30 metros en tan solo 6 semanas. ¿Cómo es posible tal crecimiento? Porque durante todo ese tiempo se ha estado preparando, ha estado creciendo hacia dentro, creando unas raíces fuertes capaces de sostener semejante desarrollo.

El bambú representa para mí el arte de la paciencia, saber esperar el momento oportuno sin perder la fe, seguir a pesar de que otros hayan dado sus frutos, apostar por su esencia…

“La paciencia es un árbol de raíz muy amarga pero de frutos muy dulces” Proverbio persa

No importa cuánto tiempo tardes en sanar y florecer. Empieza hoy nutriendo tu semilla con fe, amor y paciencia. Recuerda también cortar las viejas hierbas que la impiden crecer en armonía. Y como dice Whitman en su poema No te detengas: «disfruta del pánico que te provoca tener la vida por delante. Vívela intensamente sin mediocridad».

 

Más inspiración:

Te comparto la canción Todo tiene su hora del genial Juan Luis Guerra, una canción para bailar y escuchar su mensaje optimista.

https://youtu.be/K4s_5gfCNhY

Como la güira espera tambora   

Me ha llamado la atención la expresión como la güira espera tambora y he investigado. Significa que todo tiene su tiempo, el tiempo para esperar (como la güira) y tiempo para actuar (como la tambora).

Dichos instrumentos complementan al ritmo del merengue y le dan ese sabor musical único y característico del género. La güira espera a la tambora (que define el tiempo y variante del ritmo) para poder armonizar y jugar con el sonido que generan ambos. Información extraída de Efraín Alvarado.

Amalaiv

(Significa I’m alive en inglés= Estoy viva)

Share This:

4 respuestas a «Practica la ciencia de la paz»

  1. Me encanta tu blog Miriam. Gracias por esta labor de la que todas y todos los que te seguimos nos beneficiamos. Seguiré tu ejemplo de gran sanadora. Besos y abrazos, te amo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *