Detrás del error hay una oportunidad

¿Cuántas veces te has equivocado? ¿Cómo reaccionas cuando las cosas no salen como tú las has planificado? ¿Te resistes o aceptas? Yo era de las que se resistían mucho y quería que salieran todas las cosas perfectas. ¿Y sabes lo que me pasaba? Sufría en demasía, porque nunca era suficiente; siempre podía hacerlo mejor, no me conformaba con el resultado.

Gracias a darme cuenta de dónde estaba y el precio que estaba pagando a nivel de salud emocional  me dije así no, Miriam, así no puedes seguir. Aprendí entonces a soltar esa parte que me limitaba. Me costó mucho, porque significaba renunciar a las formas, a lo que me había sostenido durante mucho tiempo, a la niña perfecta, cuidadosa, formal. Me quedaba así en el vacío.  “¿Seré capaz de mantenerlo?” me decía.

Al principio me costó salirme del guión porque desde pequeña me había sentido amada transmitiendo desde ese lugar conocido. Ahora me planteaba un desafío. ¿Lo conseguiré? Es momento de salir del confort y atreverme. Si no pruebo… nunca sabré.

Así que salté… y, como dice Julia Cameron en “El Camino del Artista”, la red apareció. Y no solo eso… sino también descubrí que cuando lo hacía me convertía en un canal, ya que al conectar conmigo misma, sin necesidad de papeles, la voz más esencial hacía presencia, me ponía al servicio como vehículo de transmisión. Cuanto más practicaba la comunicación desde el fluir, sin necesidad de guión y me abría a lo que trajera la vida en el instante presente, más feliz me sentía. Solté hacerlo perfecto para simplemente disfrutar haciéndolo con plena conciencia, salir de la caja roja, y no precisamente de bombones, sino de la exigencia extrema, de la que me ponía la cabeza como un bombo y por la que salía humo.

Ahora prefiero ser imperfecta, cometer errores y jugar con ello, abrirme al arte de vivir sin limitaciones, sin cuestionarme si por ello soy menos profesional.

Cuando me doy el permiso de salirme del guión afloran regalos y experiencias  inesperadas que dan alas a mi esencia; y, curiosamente, el mensaje llega así más natural y cercano, menos fabricado.

Como muestra de ello es el el programa de radio La Noche Brava que tengo el placer de dirigir los lunes en www.plradioonline.com cuya finalidad es conectar con la esencia, y atrevernos a salirnos de lo establecido, de los guiones y las máscaras.

Aquí puedes escuchar una selección de los momentos más divertidos protagonizados en el programa donde damos rienda suelta al fluir, la espontaneidad y la improvisación.

Espero que lo disfrutes tanto como yo cuando lo viví y posteriormente lo edité:

La Noche Brava. Radio Show.

Aquí puedes escuchar la Primera y la Segunda Temporada de la Noche Brava en audio.

¡¡Felices Fiestas!!

¡¡ Felices Risas!!

¡¡Feliz Vida!! 

 

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *