En la prisión me ex_preso

Reconozco que sigo presa. Aún siento las cadenas, los grilletes que  se clavan en la sien, Sí En la sien. Escucho las voces que me dicen “te has comprometido y has de cumplir, no puedes fallar”: exigencia, exigencia, exigencia… hacer, hacer, hacer… encarcelada en mi propia mente, en las cuatro paredes de la parálisis por el análisis, en la estructura de la fábrica gris, repetitiva, monótona que me ata, limita y ataca.

Siento mi corazón palpitar es un latido rápido frenético incluye un jadeo una respiración en tre cor ta da no hay pausa hay prisa mucha hasta el punto de que no hay risa porque la “p” la obsta  culiza es así de liiiiista y “p”recisa la prisa, la risa sin brisa.

Cada lunes un texto, un audio, un vídeo, una foto de una sonrisa con alma… todo tiene que estar a tiempo, perfecto, controlado, con el ángulo adecuado… Me he auto impuesto el hacer, me he contratado para ser la Directora General de la Fábrica de Tareas… ¿para qué? Para no crear, para no crearme y recrearme… para no inventar, para no innovar…  Me lleno de tareas para no encontrarme con mi Ser, para no volar…

¿Y sabes qué? Antes no tenía ni idea de que estaba en una prisión, lo desconocía… me desconocía, no sabía quién había detrás de mi pielAhora ya no puedo mirar hacia otro lado… porque he visto verdad y solo puedo sonreír de orgullo al atreverme a ex_presarlo.

Hoy decido honrar a mi Ser y darle su espacio para sentir.

Libero a los post de la prisión de la rigidez. A partir de ahora me compartiré desde mi autenticidad y escribiré solo cuando lo sienta, no por cumplir una tarea auto-impuesta.

Me declaro en coherencia y cada vez más cerca de la Libertad,  la Transformación y el Equilibrio. 

“La peor prisión es un corazón cerrado”

Juan Pablo II

Amalaiv

(Significa I’ m alive en inglés= Estoy viva)

Share This:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *