Encuentra tu propia voz

¿Cuántas veces has silenciado tu voz para evitar el conflicto? ¿Cuántas has permitido que otras personas con creencias obsoletas y autoritarias impongan su criterio y dejes de expresar tu verdad por miedo al juicio, al qué dirán, a defraudar? ¿Cómo te hace sentir permanecer en la sombra sin capacidad de liberar tu voz?

Es momento de encontrar el sonido que transforma el aire, descubrir tu identidad, los matices que habitan la ex_prisión, re_conocerte, conocerte para esta vez admirarte y creer en ti, proclamar al mundo quién eres.

Me encanta la película “El Club de los Poetas Muertos”, ya que propone una ruptura en el aprendizaje tradicional. La llegada del profesor Keating, interpretado por el genial Robbie Williams, a un estricto y elitista colegido privado de Nueva Inglaterra, revolucionará el aula con sus métodos poco convencionales permitiendo que los alumnos saquen su voz y se atrevan  a conectar con  la poesía y la vida desde la emoción.

Si no la has visto, te la recomiendo. Es una invitación a vivir desde la belleza, la libertad, la inspiración y la poesía como bálsamo y fósforo para prender la pasión y disfrutar del lenguaje, expresarlo, confiar en la palabra que anida en el corazón y eleva el alma.

Te dejo aquí algunas de las perlas de sabiduría de la película que me han servido de inspiración para aplicar a la comunicación:

1. Carpe Diem. Aprovecha el momento.

Disfruta a la hora de comunicar tu mensaje. Vívelo como una gran oportunidad para atesorar el momento presente y hacerlo memorable, emocionante, único. Si tú no disfrutas, el público tampoco lo hará. Recuerda que contagiamos emociones.

 2. Aspira a cambiar el mundo

El profesor Keating transmitía la importancia de que aprendieran a pensar por ellos mismos. “A pesar de lo que les digan, la palabra y las ideas pueden cambiar el mundo”, como reza la estrofa de Walt Whitman.

¿Cuál sería la estrofa que incluirías para mejorar el mundo?

3. Encuentra tu propio camino.

Robert Frost dijo: ‘Dos caminos divergían en un bosque y yo tomé el menos transitado. Y eso lo cambió todo’.

Atrévete a escoger el camino que haga solreír a tu corazón. Hazlo a tu manera. Celebra tu unicidad.

4. Amplia la mirada del mundo.

Busca nuevos enfoques a la hora de comunicar, de hacer llegar tu mensaje. Cambia la perspectiva de cómo ves las cosas.

5. Encuentra tu propia voz.

El momento es ahora. Atrévete.

Abrazo de alas,

Miriam

 

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *