Permítete sentir y vive

Abro los ojos para despertar_me con brillo,  las manos para acariciar_me  sin prisas, la nariz para oler_me entre flores, la lengua para saborear_me con gusto, el oído para escuchar_me entre versos.  ¡Qué regalo es darnos el permiso de sentir y olvidar la mente que enjuicia, bloquea, reprime!

¿Notas que tu cuerpo está apagado y sin energía? Prueba a activarlo, descubre la maravilla de dejarte llevar por los sentidos, poniendo la atención en gozar el instante.

La vista… qué lujo tenerla disponible para ver, también para ser vistas, detenernos en los detalles, sorprendernos admirando colores y luces. Cómo miras el mundo es cómo te miras a ti. A mí me apasiona entrenarme en mirar todo con ojos de primera vez, pues la experiencia es mágica. Te animo a que lo pruebes. ¿Hace cuánto que no te miras a ti misma con sorpresa, con ilusión,  con ganas, que te dedicas tu mejor sonrisa al espejo, que te reconoces, es decir, que te vuelves a conocer y, esta vez, te encantas? ¿Te imaginas cómo cambiaría tu actitud si empiezas a mirarte de manera amable y positiva recreándote en descubrirte en vez de evitarte?

El tacto… acariciar nos regala dibujar lo insivible en lo tangible,  jugar con los dedos, abrazar nuestras sombras, acoger nuestros miedos. Manos creadoras, maestras de vida, que muestran el camino de  huellas imborrables.

“Escribo poesía con mis manos y la recito con mis besos”. Miriam Bravo

El olfato… ¿a qué huele cada uno de tus suspiros? ¿Qué aroma evoca tu esencia? ¿Cómo tu nariz es capaz de detectar la verdad de la mentira, lo puro de lo dañino? Aprovecha a olerte y llénate de tu propia inspiración.

El gusto… el sabor de saberse libre. La lengua para degustar, recorrer las texturas, el viaje hacia las humedades, el encuentro placentero en cada bocado, saborear la vida en su totalidad, gustarse desde el disfrute.

“He decidido hacer lo que me gusta porque es bueno para mi salud. Me gusta lo que me conviene” Voltaire

El oído… escuchar tu melodía, el canto que transmite un corazón que ha abierto su telón.  ¿Qué sonido tiene tu voz cuando susurra “estoy viva”? ¿Qué ritmo, qué canción acompaña tu banda sonora? ¿Qué mensaje aguarda para ti el silencio cuando estás en soledad?

Sentir es despertar a la vida, abrirnos a explorar, conectar con las sensaciones para que nuestra vida sea sensacional.  No te pienses, ¡¡Vívete!!

 

Más inspiración:

Poema de Charles Chaplin

” ¡Vive!

Ya perdoné errores casi imperdonables.

Trate de sustituir personas insustituibles,

de olvidar personas inolvidables.

Ya hice cosas por impulso.

Ya me decepcioné con algunas personas,

mas también yo decepcioné a alguien.

Ya abracé para proteger.

Ya me  reí cuando no podía.

Ya hice amigos eternos.

Ya amé y fui amado pero también fui rechazado.

Ya fui amado y no supe amar.

Ya grité y salté de felicidad.

Ya viví de amor e hice juramentos eternos,

pero también los he roto y muchos.

Ya lloré escuchando música y viendo fotos.

Ya llamé sólo para escuchar una voz.

Ya me enamoré por una sonrisa.

Ya pensé que iba a morir de tanta nostalgia y…

Tuve miedo de perder a alguien especial

y terminé perdiéndolo

¡pero sobreviví!

¡y todavía vivo!

No paso por la vida

y tú tampoco deberías sólo pasar… ¡Vive!

Bueno es ir a la lucha con determinación

abrazar la vida y vivir con pasión.

Perder con clase y vencer con osadía,

porque el mundo pertenece a quien se atreve

y la vida es mucho más para ser insignificante.”

 

Amalaiv

(Significa I’m alive en inglés= Estoy viva)

 

 

 

 

 

Share This:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *