¿Sientes la llamada?

¿Alguna vez has sentido la llamada, esa  intuición que te invita a explorar, a dejarte llevar- sin poner mente- a sentir? Yo he tenido varias llamadas en mi vida… y una de ellas es la de escucharme y dar voz al corazón. Esa es sin duda una de mis mayores llamadas, y me habla tan claro que no puedo silenciarla. Cuando me yama, Ya Me Ama.

La llamada se activa, es una videoconferencia planetaria, una sincronía del universo, una canción que enciende la llama, aunque no quema, calienta el Alma. La llena de sonrisas que componen una banda sonora, la libertad de desanudar,  acariciar cicatrices y alzar el vuelo de la magia. Sí, porque la llamada viene cuando estás preparada, abierta de par en par, dispuesta a recibir, a dejarte penetrar por su fuerza.

Lo reconozco, he sentido la llamada… Ya he desatado mis límites, las barreras, he transitado desiertos en noches sin cielo, volado sin paracaídas y aceptado los tropiezos como parte del aprendizaje para caminar erguida.

Cada vez que la siento  me paro y la respiro. Consigue removerme dentro y su presencia se queda en mi pecho, se ancla y me invita a atenderla. Es Ella, la identifico. Viene cuando más la necesito, para reafirmar, clarificar y darme su mensaje secreto. Es Ella quien me habla: La llamada, la ya amada.

Este post ha sido inspirado tras escuchar la banda sonora de la película La Llamada.

Amalaiv

(Significa I’m alive en inglés= Estoy viva)

Share This:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *