Vuela más allá de las nubes y los miedos

Cuántas veces no salté por miedos, incertidumbres, falta de decisión… Pensaba «hoy no es un buen día, no ha salido el Sol, va a llover, para qué… Mejor mañana…total un día más, qué importa… puedo esperar… Aquí tampoco se vive tan mal…»

Esperaba el día perfecto, la conjunción de los astros para atreverme a dar el salto, desplegar las alas, saltar sin red… En definitiva, creer en mí y reconocerme.

Hasta que un día me armé de valor y decidí sacar mi coraje, del latín «echar el corazón por delante» y ya no me fijé si hacía frío, estaba nublado o había Luna menguante… Simplemente la voz esencial habló y decretó… «atrévete, Míriam, da el paso … Confía… Tú puedes…te mereces ser tú, vivir en Libertad, sin mentiras…»

Y entonces… 

 

 

salté. 

 

Me quedé suspendida en el aire.

Vi mis alas desplegarse pero no había cogido altura suficiente y caí… Me dolió profundo… Lloré en Soledad… Aprendí a mudar de piel, des_vestí las ideas obsoletas… Abracé la herida y bailé con el silencio.

Amé Nacer diferente, hermosa, con una SOLrisa que dibujaba Arcoíris cada vez que lloraba (yo oraba)… Así me fui amando… Aceptando los días grises y soleados, tejiendo versos entre besos… despertando el orgullo para seguir atreviéndome a volar a pesar de los miedos.

Más inspiración

Cuando te atreves a volar… cambias de piel…

Share This:

Cuando despiertas a sentir

En los albores de la Tierra

tu mirada ávida, desnuda y expresiva

inicia su andadura.

“¡Un nuevo día!” exclama

Descubrir el universo

con ojos de primera vez,

con ese brillo incandescente

que abriga el Alma,

un fuego que derrite los inviernos,

una ALEación de ancestros

que se levantan para conquistar la piel.

Así amanece el mundo

cuando los ojos de la vida despiertan a sentir.

 

Más inspiración

Share This:

Una última noche

Descorchando  sentidos

Destapando silencios

Alas  que navegan en humedades

 

Una última noche

 

Entregarnos  a lo que no está escrito

Raíces susurrantes de recuerdos

 

Tú, yo, la Libertad…

Deseo que danza en las lenguas

 

Una última noche

 

Reconectar el metrónomo,

Acariciar lo invisible

Lamer los desiertos

 

Una última noche

 

Este poema ha sido escrito a la par que escuchaba la canción de Vaults. Según me dejaba atrapar por la música mi voz iba dejando salir cada una de las palabras como una cascada espontánea y vibrante.

https://youtu.be/igPTsa6DVKI

Historia Inspiradora

El sábado 14 conocí a Sergio Puerta, autor del poemario «Notas en mi libreta». Presentaba su primer bebé en una sala donde yo estaba de celebración con compañer@s de la formación de canto improvisado. Acudí a la barra para pedir y allí ví la portada de su libro: una libreta que contenía poemas que alzaban el vuelo. Me llamó la atención y enseguida pregunté a la chica que lo tenía al lado si podía ojearlo. Le dí la vuelta al libro y leí… «Poder tocar otras almas usando solo la mía, eso es para mí la poesía».

Tuve la oportunidad de conocerle y entablar conversación. Le dije que yo  también escribía y que me gustaba su filosofía. Me dio las gracias y me invitó a asistir a un encuentro de música y poesía que organizaba su editorial, RingoRango, en un loft al día siguiente.

Acudí a la fiesta. Se respiraba talento, buenas vibraciones, era como estar en familia. Compré el libro de Sergio y antes de dedicármelo me preguntó en qué  momento vital estaba, ya que le gusta hacer dedicatorias a medida. Me gustó ese trato amable, sincero y cuidadoso. Me remitió a un poema del libro que se llama «Músico» y cuyas letras conectan con mi melodía interior: » Pestañas que te abren los ojos,  ojos que sueñan despiertos, hacer playas de tus desiertos, volver a vivir sin cerrojos, ser músico en tus desconciertos». Sonreí de gratitud.

¡Cuántos regalos, sincronicidades, magia a nuestra disposición cuando permitimos escuchar las señales y abrirnos a lo desconocido sin miedo, con la confianza de que todo cuanto viene es necesario para nuestra evolución y camino personal!.

«La escritura es la pintura de la Voz» Voltaire

Share This: