¿Tu diálogo construye o destruye?

Dentro de cada una de nosotras habitan dos voces, la del Ego y la del Alma. Dependiendo a cuál escuches así trazarás tu camino.

Al ego siempre le falta algo, no se siente pleno. Se pierde en el pasado o en el futuro. Está absorto en el laberinto de las formas y las preocupaciones mentales.  Se cuestiona, desperdicia  su energía, se frustra y ningunea. El Ego vive en el Miedo.

El alma está en equilibrio. Disfruta el momento presente. Lo atrapa, lo vive, lo siente. Atesora el  valor del tiempo, nuestro recurso más preciado, el que no vuelve. Da y se entrega sin esperar nada a cambio y recibe generosamente.  Abre los ojos a lo invisible y confía. El Alma vive en el Amor.

Cuidado con las palabras que te acompañan en la travesía de tu vida. Si habla tu Ego… te quedarás en la orilla… si escuchas a tu Alma navegarás hacia tus sueños y te sentirás libre de condicionamientos.

Aquí puedes ver el vídeo post donde hablo sobre el diálogo interior.

Más Tips

Desde la práctica del Mindfulness, atención plena, se recomienda dejar el concepto, esto es, la narrativa mental y abrirse a vivir la experiencia,  la vivencia en el cuerpo.

Puedes aprovechar a tener un cuaderno de bitácoras donde anotes cada día lo que te dices exactamente y qué sensaciones y emociones aparecen asociadas con esas palabras, esto es, qué parte del cuerpo se tensa. Aterrizar en el cuerpo nos saca de la mente.

Prueba también a poner la atención en cómo el aire entra por la nariz y cómo sale por la boca. Practica tres respiraciones profundas cada vez que sientas que tu diálogo interior te saca de tu centro.

Amalaiv

(Significa I’m alive en inglés= Estoy viva)

Share This:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *